miércoles, 31 de enero de 2018

Desolador.



Como Forrest Gump pero al revés… Hacía tiempo que no colgaba nada en este blog, no porque no haya cosas de las que escribir, que incluso fuera del monotema catalán hay otras cosas que se mueven en por vida, pero creí que era tiempo de tomar un descanso. Tengo post escritos, pero no colgados y hoy como Tom Hanks en aquella carretera perseguido por una muchedumbre, pero al revés, me vuelve a apetecer.
En estos meses de pseudosilencio, con todo el escenario teñido por el tema calatán, asistí perplejo a la constatación de lo complicado que es luchar contra el sistema. Luchar contra el pensamiento único que nos inoculan gracias a las fuentes de información desde las que el establishment nos abastece, y que cuidadosamente controla, es casi una batalla perdida.
Hoy aun huelen los rescoldos del “orgullo español” que todos los vasallos del Borbón sintieron ayer en su 50 cumpleaños, por el toisón de oro a su hija “la Heredera” y por ese publirreportaje que la Casa Real ha producido y distribuido para que nos lo hagan tragar en todo medio audiovisual que se precie. Ayer en la prensa, las empresas más poderosas y las mejor relacionadas (incluso alguna pública, con tu dinero), pagaban publicidad a toda página para felicitar al Jefe del Estado… tan servil. 

Los temas de calado ya no suscitan interés. Los medios de comunicación cada día son más uniformes, para muestra, lo indigesto que es leer El País o el tiempo que paso ahora en Radio Marca porque las tertulias políticas de La SER dan cierta vergüenza ajena… Ahora todo tiende a ser prefabricado, previsible y vacuo como cada una de las mil entrevistas a Arrimadas con las que nos saturan a diario en radios y televisiones. Mensajes vacíos envueltos en banderas que no suelen ir más allá de un “los catalanes están locos” y “lo importante es la unidad de España”.
Nada de los de Coca-Cola y sus luchas, nada de los que son expulsados de sus casas de protección por fondos buitre, nada de Helena Maleno, poco de cómo los trabajadores de Figuerueles tienen que tragarse su dignidad y aceptar recortes laborales contra la política del miedo de Opel…
Ya no es cuestión de mirar la luna o el dedo, nos están enseñando otro cielo. Habrá que intentar seguir recordándolo desde aquí.

miércoles, 28 de junio de 2017

Las cositas de mujeres, que las hablen los hombres.



Andan estos de Ciudadanos queriendo regular lo de la gestación subrogada… Y su propuesta de ley sugiere regular dicha cesión uterina de un modo altruista y prohibiendo que exista la consanguinidad entre arrendatario y arrendador.
Que esto de la gestación subrogada es un tema complejo no deja de ser cierto. Que sin duda es una gran salida para parejas que no pueden tener bebés, también lo es. Que parejas con problemas de reproducción, solteros u homosexuales encuentren en la gestación subrogada una forma de tener una familia es sin duda un gran paso a su felicidad. Que las mujeres sin recursos encuentren en el alquiler de su cuerpo, en el riesgo inherente a un embarazo, en las secuelas que le produce, una forma de paliar su situación económica, ¿lo es?.
Ahí está la trampa en la propuesta de Ciudadanos. De ahí que enmascaren una ley de gestación subrogada en un acto altruista. Claro que sí, por supuesto que cualquier mujer estará encantada de arriesgar su vida y padecer los daños colaterales que un embarazo conlleva gratuitamente, por el bien de la sociedad… ¿No os suena un poco raro?
En el debate que recorre las redes estos días se ha comparado la subrogación con donar sangre, o con donar médula, con la prostitución y hasta los más desinhibidos lo comparan con el aborto… (¿verdad Girauta?).

¿Sabéis cuál es el problema? Que aun en el primer cuarto del siglo XXI son los hombres los que siguen hablando de cosas de mujeres. Mirad quienes son los que debaten encarnizadamente en vuestras redes, escuchad en los bares quienes son los portadores de los estandartes de las ideas del partido de Rivera… sí amigos, son hombres. Miradme a mí, hablando de este tema…
Ojalá una regulación salga adelante… una regulación que prohíba no sólo que se haga negocio con el cuerpo de la mujer española, sino  colaborar a que tampoco se mercantilice la de las latinas de los suburbios de New York… Eso sí, que altruistamente, si cualquier señora adinerada de Chamberí desea colaborar de un modo altruista con alguna pareja con problemas reproductivos cediéndole su útero… hágase. Seré el primero en dedicarle un post.

domingo, 18 de junio de 2017

Eso de nación, ¡cómo nos gusta!.



En La SER, aquella radio otro tiempo referencia del progresismo, el viernes estuvo Pablo Iglesias con Pepa Bueno… Seguro que no adivináis cual fue el tema que más ocupó la entrevista… Daría opciones, como la nueva relación de Podemos con el Partido Socialista, su 39º Congreso, los desahucios, los 60.000.000.000 euros que ahora el Gobierno asume como regalados a la banca, o la inconstitucionalidad de la Amnistía Fiscal de Montoro…  Pues no. El monotema fue… Cataluña y el Referéndum ¡Cuánto nos gusta, qué pasión!.
Cuando llega el verano, la “apisonadora del pensamiento único”, para paliar la falta de noticias políticas de enjundia, nos salpica de un modo alternativo verano a verano, con Gibraltar o Cataluña… este año la elección está clara, la amenaza de un peligroso, terrorista y genocida referéndum (Sí, eso de poner unas urnas de un modo oficial y saber qué piensa tu ciudadanía sobre un tema), deja la elección meridiana.
Además, lo mejor es que ese tema ayuda a poner piedras en la búsqueda de una mayoría alternativa al Gobierno del partido con más casos de corrupción abiertos en Europa. Miel sobre hojuelas

Nos importa una mierda que políticos y medios de comunicación, alentados por los poderes fácticos de la sociedad nos empujen a ver el humo de estas cortinas… ¿Para qué vamos a intentar mirar un poco más allá?.
No sé si sabréis que de los 60.000.000.000 euros que se regalaron a la banca, (que eso de “la banca” no es un ente, que se han ido entre corruptelas y jubilaciones multitudinarias de sus pésimos gestores) os tocan cerca de 1.400 euros por cabeza, sí, a tu hijo de 2 años también… pero eso no nos importa… que esos mismos bancos desahucien a embarazadas a punto de parir, tampoco nos importa.
Mientras tanto os humilláis indignándoos y exigiendo a unas personas de una Autonomía allá en el nordeste que no se pregunten si quieren seguir en casa. ¿De verdad que eso es lo que os indigna realmente? No lo creo.
Nación… mi nación son aquellos que intentan sobrevivir con 650 euros, los que están fuera poniendo copas en eventos en Noruega con acento de Jerez, a los que los bancos echan, o esos chavales que van a colegios públicos sin aire acondicionado. Ellos son mi nación porque a ellos no les importa el término nación.