domingo, 22 de enero de 2017

Debates equiparados.



Quedan dos años y algunos meses para las próximas elecciones importantes, (hablo de las autonómicas y municipales) y eso desocupa tertulias políticas y columnas en periódicos. Como ha pasado en otros tiempos, tras unas generales, los partidos buscan reinventarse en congresos y convenciones.
A este proceso anda la prensa dedicándole el tiempo con mayor o menor maldad. Y como casi siempre, el foco de los debates está en la izquierda. Es lógico, la derecha, (en sus varias acepciones) tienen muy claro lo que tienen que hacer y su debate ideológico es escaso.
Radica la maldad de la que hablaba antes, en eso de querer equiparar los debates internos que ahora mismo mantienen el PSOE y Podemos.
El debate en Podemos es pueril y personalmente creo que calculado. Las decisiones sobre qué debe ser Podemos en el futuro está claro y ellos lo tienen claro. Tiene que ser lo que hasta ahora; urbanita, reivindicativo, y entendiendo las distintas identidades de este país. Lo otro, que si “errejonistas”, que si “pablistas”, es un debate menor, que habla sobre personas, más que otra cosa y quizá si sobre debe intentar ser algo más transversal. Que sirve para estar en los medios, para desatar el ingenio con videos y mensajes y también para mostrar demasiados personalismos que a la gente no gusta. Pero al fin y al cabo es un partido que tiene sólo 3 años de vida… tiene aún que fundarse.

Lo que pasa en el Partido Socialista es otra guerra. Tenemos al sistema, y a aquella bendecida por Felipe y los poderes oligárquicos del estado intentando convencer a la militancia y a sus votantes que son ellos los que estuvieron y están equivocados. Que el “no es no” que le gritaban a Susana ayer en León, es un delirio de extremistas. El PSOE no creo que tenga solución y está abocado a ser un partido regional andaluz, extremeño incluso, si me apuras. El movimiento de Patxi López de ofrecer una especie de tercera vía, que haga a Pedro Sánchez abandonar su carrera por ser reelegido como Secretario General, no es más que eso, humo programado.
Obviamente ambos debates no pueden ser equiparados, ni por su contenido, ni por su violencia. El debate en la izquierda es muy común y, para mí, enriquecedor incluso divertido. Seguramente, el querer poner el de ambos partidos al mismo nivel será una orden que los peones del régimen están cumpliendo a rajatabla.

viernes, 20 de enero de 2017

Frío en tus cuentas, no en las suyas.


Corría el 1988 y ENDESA, la gran empresa pública eléctrica española surgida a base de ir fusionando durante muchos años el sistema local productor y transmisor de energía, era 100% pública.
Es en ese año cuando el gobierno de Felipe González abre el melón de la primera privatización parcial de ENDESA. El listado de justificaciones comenzaba por falta de dinero del Estado, seguía con contundentes argumentos como que era lo normal por allá fuera, el futuro y una petición de desregulación que venía de Europa y  decían que abría la puerta a la competencia trayendo un servicio más barato y de mejor calidad.
Aznar remató la jugada y en 1998 ENDESA ya no tenía nada de capital público en su accionariado. En 10 años, el monstruo público de la electricidad en España se había vendido a manos privadas. Ahora, para quien le interese, es una subsidiaria al 70% de la empresa energética italiana Enel, a través de Enel Energy Europe. Que a quién pertenece Enel, pues a fondos de inversión, donde fortunas de diferente tamaño vampirizan el dinero de los españoles.
Después de todo esto, ambos presidentes acabaron, años más tarde, en puestos de administración de empresas eléctricas ya privadas (Aznar en Endesa y González en Gas Natural), pero pensaremos que esto es casualidad. 

Hoy, menos de 30 años después, ENDESA, junto a IBERDROLA y Gas Natural conforman un oligopolio eléctrico que nos somete a una de las tarifas eléctricas más caras de la Unión Europea y la normativa que rige su política de precios bendecida por el Gobierno, parece hecha al dictado de sus consejos de administración.
Las posibilidad de generar electricidad renovable y recibir una prima por ello fue eliminada súbitamente hace menos de dos años (El mítico ministro Soria, el de los papeles de Panamá, en 2015). Se penalizó el autoconsumo de energía generada por medios renovables, y se legisló “ad hoc” para limitar la capacidad de desarrollo de la industria renovable local, con cambios retroactivos para las instalaciones ya operativas con el fin de asfixiarlas operativa y económicamente.
Ahora, cuando salen excusas varias para poder cobrarte estos días el Kwh a su precio máximo del año (que si Francia no tiene operativas sus nucleares, que si no hay viento, que si la demanda…) las cuentas de esas oligarquías económicas se llenan a costa del sufrimiento de muchos.
Claro que sí, es que es el mercado, es lo que me decís muchos. Pero hay otra forma de hacer estas cosas, estoy seguro, otra forma que tenga al consumidor como su eje, al menos en estos productos de primera necesidad. Día tras día presenciamos cómo los poderes políticos tradicionales se muestran más interesados en garantizar el beneficio privado que el bienestar social, supongo que la amplia masa social que los apoya estará de acuerdo con eso.

lunes, 12 de diciembre de 2016

El capitalismo no eres tú.



Cuando esos tertulianos de la tele, la inmensa mayoría a sueldo del “establishment”, tienen a bien hablar de lo comunista que es cebar al poder público, y cómo es de bolchevique lo de recurrir a lo que ellos llaman “papá Estado” para defender los derechos básicos y proteger a los desfavorecidos, tienden a sufrir una amnesia repentina cuando el Estado rescata a los “amigos del sistema”.
Nunca oímos crítica alguna cuando el Estado protegió a las cajas, arruinadas por políticos megalómanos y corruptos, o cuando como es el caso, el dinero público se regala a medias a constructoras y bancos acreedores.
El tema del rescate de las autopistas de peaje, es sólo el último de los capítulos, hasta ahora, de cómo el mundo político se une al empresarial y al financiero para hacer que la ciudadanía compense pérdidas de negocios ruinosos. ¿Cuál será el próximo? ¿Por qué se abandona el adorado laissez-faire, cuando lo que está en juego es, directamente, el dinero de los poderosos?

Este grupo de carreteras privadas que ahora se rescatan, es otro producto más de la megalomanía política exenta de consideraciones técnicas, de la barra libre con el dinero público. Carreteras que iban a ser milagrosas, con cálculos de tráfico de ciencia ficción, y cuya construcción en tiempo record puso a recuperar inversión antes incluso de lo previsto, hasta que la crisis las desertizó y comenzó el “run run” de la necesidad de ser compradas por el Estado (como se comenta en este artículo de 2013), que se concreta ahora simulando un grandioso regalo navideño.  
Ahora vienen a decir que el rescate es para preservar los empleos que estas penosas y deficitarias infraestructuras generan. Ya, 5.000 millones de euros, para los empleados, seguro, sin duda.
El capitalismo no eres tú, aunque lo apoyes y te veas tan feliz votando a partidos que no les duele en absoluto regalar dinero público a manos privadas, para las manos privadas de los más poderosos.
Por cierto, ¿dónde está ese férreo control parlamentario de la oposición que iba a evitar cacicadas injustas? Os lo digo yo, no en los escaños de Ciudadanos, ni en los del PSOE.